Translate

Buscar este blog

jueves, 17 de enero de 2013

Orden Esotérica de Dagon


_¡Iä, Dagón! Yo, [nombre del lector], juro solemnemente no entrometerme en las actividades de los profundos, ni informar a nadie sobre ellas, ¡Iä, Dagón!...
 El juramento retumbo en las paredes del acantilado, mientras que la fría luna atestigua, como los sectarios preparan las ofrendas aún vivas para el Dios Pez y sus hijos. En la costa, las brumosas aguas se arremolinan violentamente, mientras que de ella surgen unas grotescas figura cuasi-humanas, que se acercan a la playa. Un terror recorrió mi cuerpo al ver aquellos ojos, esos grandes y vidriosos ojos, que dejan reflejar la naturaleza antinatural de estas criaturas, las cuales venidas de un mundo oscuro ajeno al nuestro, que repta y se retuerce bajo el mar.

El Juramento por Sebastián Arias.



Hablar de la Orden Esotérica de Dagon, es hablar del pueblo maldito de Innsmouth y de la figura del Capitán Obed Marsh, el infame fundador de la secta. Se dice que Obed con su pequeña flota de tres barcos en 1820, logró amasar una fortuna gracias a su comercio en el Pacífico y más concretamente en Polinesia, donde ahí contacto con un pueblo indígena, que le enseñó al Capitán extraños artefactos de oro, traídos según ellos por los "hombres-peces", prometiéndoles riquezas y pesca a cambio de sacrificios humanos.

Mapa de Innsmouth, Massachusetts.

Obed empezó a tener una relación comercial estrecha con está gente, intercambiando el oro de los isleños por baratijas sin valor alguno, siendo la familia Marsh unas del las más importantes e influyentes de Innsmouth. En cada viaje el Capitan Obed poco a poco fue seducido por esa oscura fe, escuchando con atención los distintos relatos que hablaban del Dios Padre Dagon y su esposa Madre Hydra, los profundos, de las antiguas ciudades perdidas sumergidas en las aguas, del Gran Cthulhu y de aquellos que habitaron el mundo antes del hombre.

Fragmento del Codex Dagonensis

A lo largo de 20 años está relación fue fructífera para Obed hasta que fue abruptamente cortada, ya que los socios del capitán fueron masacrados por una tribu rival. Este hecho desemboco en una recesión en Innsmouth, por culpa de tener una economía basada en la dependencia del oro de los isleños. La desesperación de la gente por buscar cualquier solución, fue algo que Obed aprovecho y en 1840 fundó la Orden Esotérica de Dagon, una alquimia cabalística que reunía las tradiciones de los pueblos polinesio, con las Sagradas Escrituras y con ideas de sectas de la fertilidad de Oriente Medio.


Empezó a convencer a un pequeño grupo que sí empezaban a adorar a Dagon, la riqueza y la pesca regresaría a ellos. Las incursiones al Arrecife del Diablo y los rumores que circulaban eran varios, desde gritos que se escuchaba por la noche y la desaparición de gente del pueblo, hasta el avistamiento de figuras que se veían cerca de esa formación rocosa. Ninguno de esos rumores mermo la popularidad que alcanzó la secta por las vanas promesas que ofrecían, logrando que las demás religiones e iglesias cerraran por falta de fieles y además por las coacciones de la Orden a ellas. La epidemia de 1846, una epidemia que todavía se ignora el patógeno causante, realizó una purga matando a la mitad de la población de Innsmouth. Los aires mesiánicos de Obed se hicieron mayores, al tomar la epidemia como una señal divina, dándole el control absoluto del pueblo a el y su familia.













A lo largo de los años Innsmouth fue olvidada, señalado como pueblo maldito por las localidades vecinas... Un tiempo que la Orden no desaprovecho.
Dentro de la liturgia ceremonial que tenía la Orden unos de sus más importantes rituales eran los Juramentos, estos Juramentos eran pactos que hacían los sectarios con la Orden;

El Primero era el de Silencio:

¡Iä, Dagón! Yo, [nombre del que jura], juro solemnemente no entrometerme en las actividades de los profundos, ni informar a nadie sobre ellas, ¡Iä, Dagón!

El Segundo de Lealtad:


¡Iä, Dagón! Yo, [nombre del que jura], juro solemnemente que, si así me es solicitado, prestaré toda mi ayuda a los profundos, en cualquier cosa que se me pida. ¡Iä, Dagón!

Y El Tercero de Fertilidad:

¡Iä, Dagón! ¡Iä, Hidra! Yo, [nombre del que jura], juro solemnemente tomar a esta criatura un profundo como mi [esposa/marido] y llevarla a mi hogar, y con ella intentar tener y criar hijos para que la raza y la fe continué prosperando. ¡Iä, Dagón! ¡Iä, Hidra!


Además de la enfermiza endogamia entre los pobladores esta no fue la única práctica deleznable que realizaron. Los rituales de fertilidad eran habituales, en el cual la gente se sometida a tener practicas sexuales con la raza de los Profundos. De estas antinaturales uniones se formaban híbridos, que nacían como humanos en los vientres de las huéspedes humanas, pero cuando iban madurando a lo largo de los años los rasgos de sus padres acuáticos se hacían patentes. Su mente como su cuerpo se iban degenerando hasta transformarse completamente en profundos, para luego abandonar el pueblo para reunirse con sus progenitores en el fondo del mar. A este fenómeno se lo conoce en la actualidad como "La Marca de Innsmouth". La secta continuo después de la muerte de su fundador en 1878 bajo el control de la familia Marsh perpetuada en el poder. Pasaron las décadas y las generaciones de esos engendros se multiplicaron, esa marca impía se incrustado en el ADN de todos los habitantes de Innsmouth.


Finalmente la secta fue desmantelada en 1928 por el Gobierno, que fue avisado por un individuo que escapo de Innsmouth relatando todo los sucesos que ocurren en ese lugar, viendo el Gobierno la amenaza inminente hizo un asalto al pueblo en febrero de ese año, el incidente todavía tiene muchos claroscuros, la gran mayoría de la población fueron encarcelados en prisiones militares.
En la actualidad existen varios grupos diseminados por el globo, células durmientes que esperan una señal para salir a la luz entre ellas se encuentra una organización caritativa del mismo nombre podría estar relacionada con la orden.


Esenas de la Película Dagon, La secta del Mar