Translate

Buscar este blog

martes, 22 de julio de 2014

Los Mitos de Cthulhu en las Religiones Centroamericanas (3ª Parte)








La información de a continuación es extraído íntegramente de la pagina 125 del manual básico de La Llamada de Cthulhu 1ª  Edición, del autor Sandy Petersen y edita por Chaosium. Publicado en castellano por Joc Internacional.



Shub-Niggurath


La Cabra Negra de los Bosques

Para presentar al siguiente dios recurriremos otra vez a Bernal Diaz: ‘en la parte mas lata del cu (templo-pirámide) había otro entrante…. Donde se encontraba otra figura, medio hombre y medio lagarto … Decían que su cuerpo contenía todas las semillas que hay en este mundo. Era el dios de la siembra y de la maduración, pero no recuerdo su nombre. Todo estaba cubierto de sangre, tanto las paredes como el altar, y apestaba de tal forma que tuvimos que salir corriendo’ Según Vaillant, se trataba de Xipe, el dios de la época de la siembra. Esta estrechamente relacionado con Tezcatlipoca, y podría tratarse de otro avatar de Nyarlathotep o una representación de otro dios con quien este se relacione a menudo, como por ejemplo Shub-Niggurath, la diosa de la fertilidad de los Primigenios.

Shub-Niggurath, la Oscura Diosa de la Fertilidad
En los Mitos de Cthulhu hay tres seres que se multiplican prolíficamente: Abhoth el Sucio, quien produce sin cesar todo tipo de monstruos deformes; Ubbo-Sathla, quien genera de forma similar los espatnosos prototipos de la vida terrestre, lagartos primitivos e informes, de color gris; y finalmente Shub-Niggurath. El primero y el segundo están ciertamente llenos de semillas en el sentido de ser muy fecundos, pero ni uno ni otro son adorados. Además Ubbo-Sathla es tan solo la fuente de la vida terrestre, mientras que Abhoth parece no producir sino anormalidades biológicas alteradas. Shub-Niggurath sin embargo, simboliza la fertilidad cósmica. En K’n-Yan se le adora como una especie de Astarte sofisticada, asociándola con las cosechas y la maduración.

Coatlique, estatua en el Museo Nacional de Antropología de México
Shub-Niggurath es uno de los seres mas frustrantes de los Mitos puesto que, aunque se la menciona mas que a cualquier otro ser del panteón, no sabemos prácticamente nada sobre ella, dado que la mayoría de las referencias se hallan en forma de títulos o cantos de adulación. Su rasgo mas destacable es su capacidad para procrear. Se sabe que es atrozmente fea, y que es compañera de ‘Aquel cuyo Nombre no debe ser Pronunciado’. Como todos los Primigenios, es sin duda invisible en su estado natural, y su autentica forma solo puede ser objeto de conjeturas, a partir de las formas que procrea sobre la humanidad.

 La Diosa Coatlique / Shub-Niggurath
El dios Azteca que corresponde a Shub-Niggurath no es probablemente Xipe, sino la diosa Coatlique, cuya horrible estatua en el Museo Nacional de Antropología de México tiene 2’40 metros de altura, y cuyo único rasgo humanoide es el tener dos piernas.
Enormes garras surgen de sus pies, viste una falda de serpientes entrelazadas (apéndices sin duda como los que Wilbur Whateley de Dunwich ocultaba tan cuidadosamente), y en lugar de cabeza tiene dos enormes serpientes gemelas que surgen de su cuello, con los hocicos juntos, formando una cara espantosa de ojos y colmillos reptiloides. La forma de la estatua se ha considerado a veces mas simbólica que literal, pero los
estudiosos de los Mitos de Cthulhu pueden sospechar lo contrario.



Otras Correlaciones


Xiuthecuhtli, la mascara que usaba Cthugha para ser adorado por los Aztecas.
Cthugha es el único dios del fuego de los Mitos, y los Aztecas le conocían como Xiuthecuhtli, o también Huehueteotl, el ‘Dios Antiguo’, a menudo representado en forma de un anciano. Por el contrario a Tezcatlipoca se le consideraba un dios joven, y su culto era entre los aztecas relativamente reciente. Esto, además del hecho de que Xiuhtecuhtli ‘fuera el ultimo en aparecer en la reunión (o fiesta) de los dioses’ (Caso), mientras que Tezcatlipoca fue el primero, nos recuerda la conocida enemistad entre Cthugha y Nyarlathotep. Existen imágenes de Cthugha ya en las antiguas culturas de Totonac y Cuicuilco, e incluso los Olmecas le adoraban, por lo que es de suponer que en México solo el hinchado y batracico Tsathogghua era anterior a el.

Cthugha, La Llama Viviente, Señor de Fomalhaut
El culto a Tsathogghua había perdido ya mucha de su importancia en el tiempo de los Aztecas, y tanto es así que el dios que habitaba las cavernas se había convertido en un símbolo de la tierra. Llamado Tlaltecuhtli en la lengua Nahuatl, se le representaba como ‘una rana fantástica, cuya boca poseía grandes colmillos y cuyos pies y manos iban armados de garras’, (Caso, pag. 52). Vaillant (pag. 179) le describe como ‘un monstruo
del genero masculino y de aspecto horripilante, compartiendo los atributos de un sapo y de un cocodrilo’. No es ninguna sorpresa que se le asocie con la muerte.





Tsathogghua
Los habitantes de k’n-Yan, que adoraban a Cthulhu y a Yig abiertamente, estaban aterrados con el culto Tsathogghua e incluso intentaron suprimirlo. Así ocurrió también en México, puesto que en los tiempos de la conquista española solo quedaban trazas de este culto, pero en las culturas antiguas, Tlaltecuhtli figuraba con mas prominencia. Las imágenes de ranas son frecuentes en la escultura de los totonac, mientras que en las ruinas zapotecas de Yagul, al sur de Oxaca, hay un idolo de 1’20 metros cuya forma y cara severamente desgastadas por el tiempo sugieren las de un sapo maligno. En el Valle de México, el patio de la iglesia del pueblecito de Huexotla contiene una estatua acéfala, en cuclillas, parecida a la que la guía de Petróleos Mexicanos (“México Arqueológico” 1948) describe como ‘la forma de una enorme rana’ (N. del T.: En español en el original). quizá fue mejor que los aterrados conquistadores destrozaran la cabeza a martillazos.

Chalchiuhtlique, ¿culto a Madre Hidra o a la "hija" de Cthulhu, Cthylla?
Finalmente tenemos a una diosa del agua, Chalchiuhtlique, a la que se considera esposa de Tlaloc, y que podría ser la Madre Hidra a la que se menciona como diosa de los Profundos. también es posible que se trate de la poco mencionada ‘hija’ de Cthulhu, Cthylla, o de algún otro horror marino no conocido anteriormente. Se dice que Chalchiuhtlique presidio el cuarto gran desastre terrestre ‘en el que vino una inundación que transformo a los hombres en peces’ (Vaillant, pag 171). ¿podría ser este un vago recuerdo de los días en que los Profundos, siervos de Madre Hidra, mezclaron su sangre ictea (N. del T.: de pez) con la de los Mayas y otros desventurados indios de la costa?

Conclusiones



Hasta ahora podemos considerar las siguientes correlaciones como razonablemente establecidas: Cthulhu es el dios Azteca Tlaloc; Yig no es otro que Quetzalcoatl; a Nyarlathotep se le conoce como Tezcatlipoca; Shub-Niggurath se disfraza de Coatlique, mientras que se cree que Cthugha es Xiuhtecuhtli y que Tsahoggua es Tlaltecuhtli. A esto podemos añadir la probabilidad de que Huitzilopochtli sea, bien un avatar de Nyarlathotep, bien otro temible Primigenio, y que Chalchiuhtlique no sea otra que Madre Hidra u otro siniestro ser marino. Xipe podría simbolizar a Shub-Niggurath, ser otro de los avatares de Nyarlathotep, o también tratarse de otro ser aun no identificado.
No hemos agotado aun las posibilidades de correlación entre las Mitologías mexicanas y de Cthulhu, pero con lo expuesto creemos justificable el postular lazos culturales entre los Mitos y México.